OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación
OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación

13/02/2019

Certificar buenas prácticas agroganaderas es cada vez más valorado por los mercados internacionales

Permite conservar la calidad de producción durante generaciones y es una práctica cada vez más valorada en los mercados internacionales.

Suelen ser los consumidores quienes marcan las tendencias y quienes se están inclinando cada vez más hacia el consumo responsable y las prácticas sustentables. En este contexto, el mundo agropecuario no es la excepción, y por ello el pasado fin de semana, representantes de la OIA (Organización Internacional Agropecuaria) y de RWS (Estándar de Lana Responsable) estuvieron por primera vez en Comodoro Rivadavia, invitados por la Asociación Rural.

El ingeniero agrónomo Gabriel Berardinelli y el médico veterinario Federico de Tezanos disertaron en la 81ª expo ganadera y 39ª feria del carnero a campo en la Sociedad Rural de Comodoro Rivadavia acerca de la importancia de trabajar pensando en el bienestar animal y en asegurar la factibilidad de la tierra para las futuras generaciones.

Presentaron las dos normas que certican las buenas prácticas en el mundo productivo rural, estas son la OIA (Organización Internacional Agropecuaria) que certica lo orgánico de la producción y la RWS que se ocupa de la protección del medio ambiente y el bienestar animal, tanto del animal productivo como el de las especies que conforman el ecosistema.

En diálogo con Crónica los profesionales explicaron que en cuanto a tener tierras declaradas orgánicas, certicadas por la OIA, Argentina ha sido pionera, a nivel mundial, con cerca de dos millones de hectáreas. Una certicación que lleva más de 25 años de trayectoria.

Por el contrario, explican que la certicación de RWS (Estándar de Lana Responsable) es más bien reciente, ya que surgió a partir del año 2017, tras detectar alrededor del mundo y en reiteradas ocasiones, casos de maltrato animal como falta de alimento, agua o hasta excesos de cortes durante las esquilas.

Siendo que la Patagonia es una gran productora lanera se estaría frente a una gran oportunidad de hacer las cosas bien, quizás como hasta ahora, y recibir por ello reconocimiento y diferenciación en el mundo. “Lo novedoso de dicha certicación es que brinda una oportunidad para que los ganaderos demuestren sus mejores prácticas al público, y un medio para que las marcas y los consumidores tengan la certidumbre que los productos de lana que compran y venden están en línea con sus valores (éticos)” declaraba el médico veterinario Federico de Tezanos.

“Estas certicaciones le permiten al productor pelear un mejor precio. Es otra forma de diferenciación” los compradores de las prendas comienzan a exigir que se produzcan con lanas o materiales donde los animales no hayan sufrido, indicaban ambos profesionales.

Explicaban también que ya no se debe pensar el negocio a través de países que demandan y compran, sino que hoy son las empresas, muchas de ellas transnacionales, las que traccionan el rumbo y los países los que se amoldan a lo que demanda el mercado. “Los gobiernos generalmente reaccionan más lento que lo que reacciona el mercado. Hoy no es un tema de países sino de empresas que lideran el mercado textil, por ejemplo Stella Mc Cartney, la cual está comprometida con el medio ambiente y una de las primeras en declarar no comprar productos que provengan del maltrato animal”.

Respecto de la instancia en la que se encuentra la Argentina en cuanto a este tipo de prácticas describen que somos un país “reactivo”, no un formador y tampoco un proactivo que se adelanta sino que responde según las reglas del mercado.

Patagonia frente a una gran oportunidad

Resaltan que en la Patagonia hay mucha capacidad y una gran demanda para poder obtener estos certicados de tierras y lanas orgánicas. Al mismo tiempo, que es casi un bien necesario para poder sostener a la largo plazo la producción ya que mencionan que la condición geológica es frágil y que requiere de ciertos cuidados para que esté asegurada a través de los años y hasta se atreven a vaticinar que sería la única manera de que esté asegurada en el mediano plazo.

Algo importante que destacan es que nunca es tarde para comenzar. Que a pesar de que se haya trabajado durante décadas de una manera convencional se pueden implementar nuevas normativas y luego lograr una certicación semejante. “Nunca es tarde para transformar un campo en orgánico” declaraban.

Quizás una de las aristas más interesantes que dejaron en claro y que vale la pena resaltar es que se trata de una decisión que debe contar de una cierta convicción y consenso sobre una nueva manera de producir ya que si solo se busca certicar para ingresar a nuevos mercados no es sostenible en el tiempo: “Hay que pensar en cómo va a funcionar el campo y si las reglas se pueden cumplir. Luego y en una segunda instancia se puede comenzar a pensar en la certicación” decían al culminar la nota durante su paso por Comodoro Rivadavia.
Ver Galería Completa

Compartir: